Discapacidad o diversidad funcional: ¿cuál es el término correcto?

El lenguaje inclusivo y respetuoso hacia las personas con discapacidad o diversidad funcional es fundamental para promover una sociedad más justa e igualitaria. En este artículo, abordaremos el debate sobre cuál es el término correcto para referirse a estas personas: ¿discapacidad o diversidad funcional?

¿Qué es la discapacidad?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la discapacidad es un término que se refiere a las deficiencias, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación de una persona en la sociedad debido a una condición de salud. Las discapacidades pueden ser físicas, sensoriales, intelectuales o mentales.

Es importante destacar que la discapacidad no es una característica inherente a la persona, sino que es el resultado de la interacción entre la persona y su entorno. Por lo tanto, la discapacidad no debe ser vista como una condición que define a la persona, sino como una situación que puede ser superada mediante la eliminación de barreras y la promoción de la inclusión.

¿Qué es la diversidad funcional?

El término "diversidad funcional" surge como una alternativa al término "discapacidad", con el objetivo de enfatizar la diversidad de habilidades y capacidades de las personas y evitar la estigmatización asociada a la discapacidad.

La diversidad funcional se refiere a la variedad de formas en que las personas pueden funcionar en el mundo, incluyendo sus habilidades, destrezas y limitaciones. Este término reconoce que todas las personas tienen habilidades y limitaciones, y que estas no deben ser vistas como algo negativo o inferior.

¿Por qué es importante el lenguaje inclusivo y respetuoso?

El lenguaje que utilizamos para referirnos a las personas con discapacidad o diversidad funcional puede tener un impacto significativo en la percepción y trato que reciben estas personas. Un lenguaje inapropiado o estigmatizante puede reforzar estereotipos negativos y limitar las oportunidades de las personas con discapacidad o diversidad funcional.

Por otro lado, un lenguaje inclusivo y respetuoso puede promover la inclusión y la igualdad de oportunidades para todas las personas. Al utilizar un lenguaje que reconoce la diversidad de habilidades y capacidades de las personas, estamos contribuyendo a construir una sociedad más justa e igualitaria.

Relacionado con:Discapacidad vs diversidad funcional: ¿cuál es la mejor forma de referirse?

Algunos ejemplos de lenguaje inclusivo y respetuoso son:

  • Utilizar el término "persona con discapacidad" o "persona con diversidad funcional" en lugar de "discapacitado" o "minusválido".
  • Evitar utilizar términos que refuercen estereotipos negativos, como "enfermo mental" o "lisiado".
  • Utilizar un lenguaje que reconozca la diversidad de habilidades y capacidades de las personas, como "persona con movilidad reducida" en lugar de "persona en silla de ruedas".

¿Cuál es el término correcto?

El debate sobre cuál es el término correcto para referirse a las personas con discapacidad o diversidad funcional es complejo y no tiene una respuesta única. Ambos términos tienen sus defensores y detractores, y la elección del término adecuado dependerá del contexto y la preferencia de la persona a la que se refiere.

Algunos argumentos a favor del uso del término "discapacidad" son:

  • Es un término reconocido internacionalmente y utilizado en la legislación y políticas públicas.
  • En algunos casos, puede ser más preciso y descriptivo que el término "diversidad funcional".

Por otro lado, algunos argumentos a favor del uso del término "diversidad funcional" son:

  • Enfatiza la diversidad de habilidades y capacidades de las personas, evitando la estigmatización asociada a la discapacidad.
  • Promueve una visión más positiva y respetuosa de las personas con discapacidad o diversidad funcional.

En cualquier caso, es importante utilizar ambos términos de manera adecuada y respetuosa, evitando estereotipos y prejuicios y reconociendo la diversidad de habilidades y capacidades de las personas.

Conclusión

En conclusión, el lenguaje inclusivo y respetuoso hacia las personas con discapacidad o diversidad funcional es fundamental para promover una sociedad más justa e igualitaria. Si bien el debate sobre cuál es el término correcto para referirse a estas personas es complejo, es importante utilizar ambos términos de manera adecuada y respetuosa, dependiendo del contexto y la preferencia de la persona a la que se refiere.

Al utilizar un lenguaje que reconoce la diversidad de habilidades y capacidades de las personas, estamos contribuyendo a construir una sociedad más inclusiva y respetuosa con la diversidad humana.

Relacionado con:El futuro del sexo: ¿Cómo serán las relaciones sexuales en la próxima década?

AnaTorres

Una experta en temas sociales y culturales, que comparte su conocimiento y análisis sobre los problemas y desafíos de la sociedad actual. Es una persona crítica y reflexiva, que quiere fomentar la reflexión y el diálogo sobre temas importantes y controvertidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Esta página web utiliza cookies para analizar de forma anónima y estadística el uso que haces de la web, mejorar los contenidos y tu experiencia de navegación. Para más información accede a la Política de Cookies . Si pulsa ACEPTAR acepta todas las cookies. Más Infomación